Usted está aquí: Más Domotica > Mas domotica > La domotica, clave para el desarrollo energético
 
 

La domotica, clave para el desarrollo energético

E-mail Imprimir PDF

domotica_ahorro_energiaCon la entrada del nuevo año nos encontramos con una subida generalizada de las tarifas eléctricas que se enmarcan dentro del aumento sistemático de los precios que se viene produciendo en los últimos años en la energía para el consumidor final.

El encarecimiento, entre otros motivos, viene dado por el paulatino agotamiento de los combustibles fósiles y el incierto despegue de las energías renovables. Esta situación ha propiciado que la energía atómica entre de nuevo como alternativa en los foros de discusión. Lo cierto es que cada vez demandamos más energía para el funcionamiento de nuestra vida.

Según datos ofrecidos por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) al ritmo actual sólo tardaremos 35 años en duplicar el consumo mundial de energía y menos de 55 años en triplicarlo. Además, el consumo energético de las familias españolas supone ya el 30% del consumo total de energía del país.

En estos momentos una de las soluciones pasa por la optimización de los recursos sobre todo a través de los sistemas de ahorro energético. En esta línea, la domótica se presenta como una solución ideal ya que nos ayuda a racionalizar el consumo, nos permite programar el funcionamiento de los diferentes aparatos y controlar el gasto energético.

Esta gestión inteligente que se automatiza de diferentes maneras, puede llevarse a cabo incluso de forma remota, utilizando nuestro teléfono móvil. Las aplicaciones más usuales que ofrece un sistema de estas características son:

Iluminación. Su consumo medio supone el 18% del total de la factura. La instalación de sensores facilita que se enciendan las luces solas al entrar en las diferentes estancias y/o zonas de paso y se apaguen cuando no haya nadie. También se puede regular y programar su intensidad aprovechando la luz natural. Podemos asegurar que nunca nos dejaremos luces encendidas durante horas sin darnos cuenta.

Temperatura. El consumo de calefacción y aire acondicionado ocupa el 40% de la factura de consumo en los hogares españoles. Es posible regular la temperatura de cada estancia mediante la programación y según haya presencia o no de personas. Los nuevos dispositivos tienen también la opción de rebajar la temperatura interior si aumenta el calor exterior, aprovechando la radiación solar o disminuyendo la temperatura o apagando el sistema si hay puertas o ventanas abiertas. El control remoto permite regular el termostato a distancia con una sola llamada telefónica. Este control llega hasta los toldos, persianas y cortinas que pueden abrirse o cerrarse para conseguir un óptimo aprovechamiento de la luz y el calor solares.

Jardín. Los sensores meteorológicos hacen posible que se suspenda el riego en función de la lluvia o humedad del suelo.

También existen los sensores de medición, que informan al sistema del consumo específico de cada una de las áreas de la vivienda o de los distintos equipos. Así, es posible conocer la distribución exacta del gasto para hacer frente a la ineficiencia energética.

En resumen, una gestión eficiente a través de un sistema domótico adecuado, no sólo nos hará la vida más fácil sino que nos ayudará a controlar a controlar el gasto energético. Una buena obra para el planeta… y para nuestro bolsillo.